Premios en torneos de juegos de mesa

Ya pasó la temporada de torneos clasificatorios de torneos de juegos de mesa (Catán, Carcassonne, …). Algo de lo que me he dado cuenta es de que la ganadora/ganador del torneo se lleva como premio, generalmente, un ejemplar del juego al que se ha estado jugando o algo similar relacionado.

Esto, sin duda, creo que es un error: quien gana el torneo es quien no necesita el juego. El juego deberían regalárselo a quien quede de último para que practique y mejore, ya que seguro que no dispone del juego y por eso juega como el culo. Y no ha de entregarse como premio de consolación, sino como premio en toda regla. Como mínimo un premio al ganador y un premio al último.

Además, quien queda de primero tiene el título de ser el ganador del torneo, pero ¡ay, quien queda de último! ¿Cuántos quedan de últimos? ¿eh? ¡Sólo 1! ¡Eso también es un hito!

Todo esto lo comento porque quedé de último en el torneo de Catán al que asistí. Tampoco es tanta cosa porque se trataba de un torneo cualquiera.

¡Pero hay más! Porque de lo que sí que dispongo es de un título de Magic que nadie más puede conseguir, nadie en absoluto y es sólo mío, casi para enmarcar la gesta, porque soy artífice de la hazaña de haber quedado de último en el primer torneo de Magic de A Coruña de la historia. Nadie más que yo puede ni podrá ostentar dicho título. Nadie. Y es sólo mío.

Eso sí, los organizadores no me dieron de premio ni un mísero sobrecillo de esos con un puñao de cartas. Guarros marranos, ya les vale.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.